En 2006, en la final jugada en el estadio de Saint-Denis de París, el F. C. Barcelona de Ronaldinho remontó un 0-1 tras ir perdiendo contra el Arsenal F. C., consiguiendo que el Barcelona ganara su segunda Copa de Europa dejando un marcador de 2-1. En este partido se produjo la primera expulsión en una final de Liga de Campeones, la del portero alemán de los gunners, Jens Lehmann. La final de 1968-69 celebrada en el Estadio Santiago Bernabéu les enfrentó a un equipo de los Países Bajos, y fue la primera de las cinco veces consecutivas que un equipo del citado país llegaría desde entonces a la final. 13:25 Sobre el Real Madrid, Gerard Piqué ha asegurado que «es un equipo muy parecido a los últimos años» y que «si tocamos y movemos bien la pelota, creo que les podremos hacer daño, también apretándolo arriba». En la final celebrada en el Stade Roi Bauduin de Bruselas al Fudbalski klub Partizan por 2-1. La final fue recordada, ya que fue la primera vez que un equipo conquistaba el título sin ningún extranjero en sus filas, ya que eran todos españoles en este caso. Cabe destacar que hasta la fecha, únicamente el Stade de Reims francés en dos ocasiones, el Eintracht Frankfurt alemán y el recién mencionado F. K. Partizan yugoslavo consiguieron acceder a una final dominada hasta la fecha por los conjuntos de la Europa Sur latina.

Antes, la A. C. Milan fue el único equipo de la laureada Europa del Sur capaz de desbancar al norte del continente como vencedor. Continuando con la dominación de los equipos latinos del sur de Europa, las dos ediciones siguientes estuvieron dominadas por el conjunto italiano del Football Club Internazionale de Sandro Mazzola, Luis Suárez y Helenio Herrera, quien derrotó en sus finales a los hasta el momento únicos campeones de la competición, el Real Madrid C. F. -quien sumaba siete finales- y el S. L. Benfica -en su cuarta comparecencia-. En aquellas ediciones, contendieron únicamente los campeones de cada país participante y se incorporaron a la competición otros equipos de renombre como el Manchester United Football Club como primer representante inglés, el Futebol Clube do Porto, el Ballspielverein Borussia o el Fudbalski klub Crvena Zvezda Beograd entre otros, mientras que el éxito de la primera edición hizo que se aumentase el número de participantes a 22 en su segundo año. El Chelsea alzó en 2012 su primer título tras imponerse en el Allianz Arena al F. C. Bayern en la tanda de penaltis, en otra final con emoción en los minutos previos al final del encuentro, mientras que los bávaros pudieron resarcirse al año siguiente al imponerse por 2-1 en la final de Wembley al vecino Ballspielverein Borussia -primera final disputada entre dos conjuntos alemanes-, camiseta real madrid logrando proclamarse campeones continentales por quinta vez en su historia.

Al año siguiente los «rossoneri» accedieron a la final por tercer año consecutivo -y quinta vez en siete años-, pero no pudo superar al A. F. C. Ajax, quien vencía por cuarta vez tras veintidós años desde su último título. El equipo blaugrana conquistaba así su cuarta Copa de Europa (segunda en tres años) en la ciudad donde se coronó por primera vez, 19 años atrás. En apenas cinco minutos, a Rodrygo Goes le da tiempo a forzar un penalti y firmar su cuarta diana del curso liguero, igualando su registro de la campaña pasada. Pese a ello, y quizá por no disponer de tiempo suficiente para tan compleja reestructuración se implementaron en su lugar una serie de cambios que mejorasen el torneo. Se trataba de una construcción industrial del periodo ilustrado, organizada en planta cerrada y cuadrada en torno a un gran patio central, en el que se ubicaba una fuente, estaba proyectado para posibilitar la realización del dicho proceso de fabricación de paños, al tiempo que proveía de iluminación y ventilación natural a las crujías interiores del edificio.

Desde entonces, y con la excepción de un único año, el vencedor de la competición ha sido integrante de una de las consideradas cuatro mejores ligas de fútbol de Europa: la Premier League inglesa, la Bundesliga alemana, la Primera División española o la Serie A italiana. El último de los hechos destacables sucedió en la victoria del conjunto de Mánchester al ser la primera final de la competición entre dos equipos ingleses, y tercera vez que se producía entre equipos del mismo país y que se decidió por un resbalón de John Terry en la fatídica tanda de penaltis. Los dos siguientes años tuvieron dos inesperados campeones: el Futebol Clube do Porto, que venció por 2-1 en la final de Viena al tricampeón F. C. Bayern; y el Philips Sport Vereniging, que se impuso en la final de 1987-88, celebrada en el Neckarstadion, al S. L. Benfica en los penaltis. En su tercera final en cinco años venció por 2-1 al Bayer Leverkusen consiguiendo así su novena Copa de Europa y tercera bajo el nuevo formato de Liga de Campeones. «los blancos» consiguieran cinco Copas de Europa consecutivas, las cuales se mantienen como la mejor actuación lograda nunca por un equipo en la historia de la competición.